Detrás del muro hay sol

Título: «Detrás del muro hay sol». Fondos Contemporáneos del Museo de Bellas Artes de Valencia.

Lugar: MACA. Sala de Exposiciones temporales.

Fechas: 15.07.2011-18.09.2011

Comisario: Felipe Garín Tarancón

Producción: Consorcio de Museos de la Generalitat Valenciana.

 

Frente a lo que puede pensarse, la colección de arte contemporáneo del Museo de Bellas Artes de Valencia-o al menos su núcleo inicial- no fue una acumulación desdordenada de donativos o legados, sino una propuesta rigurosa y muy pensada de la dirección del museo a partir de 1967, que pudo llevarse a cabo por una serie de circunstancias afortunadas que permitieron, en una época de absoluta carencia en Valencia de centros estables que expusieran obra de los artistas más significativos, estructurar en una sala del propio museo más que una yuxtaposición de individualidades, un planteamiento objetivo de las tendencias en las que se movían en esos años los artistas valencianos más representativos.

Ello se hizo fundamentalmente para no dejar truncado el rico desarrollo histórico de los fondos del museo, que se hbaía visto interrumpido en la segunda mitad del siglo XX por muy diversos motivos, tanto conceptuales como históricos, políticos o estétcios no tanto achacables al museo como a la propia situación de la sociedad valenciana.

Ese intento de ordenación sistemática, que cumplía con una clara vocación docente hacia el público que la recibía, tenía también un cierto sentido reparador de ignorancias anteriores y trataba de reintegrar el museo a la función de testificar las diversas tendencias del arte de su tiempo, función de la que no débía haberse aislado nunca.

Ello se hizo consultando con críticos y artistas de Valencia y de fuera de ella, y principalmente se debe a las ideas recibidas de Vicente Aguilera Cerni y de Tomás Llorens y por tanto tiene también un planteamiento temporal: reflejar lo que estaba pasando en torno a la fecha citada (1967-1968).

Se partía de cuatro tendencias: una que servía de enlace con lo anterior ya existente en el museo (firmas relevantes de la pintura valenciana y aún española de los años inmediatamente antes y después de nuestra guerra civil de 1936), incluyendo obra de Francisco Lozano, Genaro Laheurta, Luis Arcas, Ribera Berenguer o Pedro Cámara, y significativamente un boceto de mural de malogrado Manolo Gil, que podía entenderse que representaba a esa generación que en torno al Grupo Parpalló abrió paso en Valencia a una nueva preocupacióne stética. En este grupo se incluye también la obra del artista ilicitano Sixto Marco, «La saleta del tocolog», donada al museo por el propio autor en esos mismos años.

La segunda, con gran repercusión en Valencia, que podría denominarse de «nueva figuración» o de «crónica de la realidad» utiliza un lenguaje expresivo diferente al convencional para ser testimonio de una situación social crítica particularmente visible en esos años finales de la dictadura. La formaron obras de Equipo Crónica, Equipo Realidad, Juan Genovés, Anzo (Pepe Iranzo), Cillero y Rafael Armengol. Años más tarde se incorporaría el original del cartel que hizo José Renau para su exposición antológica de Madrid-Valencia de 1978.

La tercera podría englobarse en una ierta abstracción lírica o no geométrica, con obras de José Vento, Salvador Soria, Salvador Victoria, Manuel Hernández Mompó, este último con una de sus últimas creaciones de momento, de título muy significativo «detrás del muro hay sol».

La cuarta tendencia reflejaba una experiencia dirigida por Aguilera y que se había presentado en Valencia bajo la denominación de «Antes del arte». Era un grupo preocupado por temas de estructuralismo y de abstracción geométrica, representado brillantemente por Eusebio Sémpere, Joaquín Michavilla, José María Yturralde, Jorge Teixidor, Ramón de Soto, y en cierto modo, Javier Calvo, Aurora Valero e incluso Pedro García Ramos.

No es aquí el momento de reflejar los diversos avatares de ese complejo proceso-adquisiciones por parte del Ministerio de Educación y Ciencia, depósitos temporales y aun donaciones, las menos- y de su favorable acogida. Publicaciones del momento bien lo reflejaron. Tan solo añadir alguna precisión:

Se incluyó, por su coherencia con lo anterior, algunas obras importantes adquiridas con motivo de la subasta Art i solidaritat celebrada en Valencia en 1983 con motivo de las inundaciones provocadas por la rotura de la presa de Tous. Concretamente obras de Tàpies, Manuel Boix, Guinovart y Moisés Villelia.

Igualmente se incluyó, en razón del centro donde la exposición iba destinada, el excelente «Retrato de mi madre» de Eusebio Sempere.

Otras obras que en años posteriores, a través del Museo o de la Real Academia de Bellas Artes de San Carlos, han incrementado ese nucleo inicial, se han dejado conscientemente fuera, en espera de una exposición más extensa.

TRÍPTICO

 

, , , ,

Excmo Ayto. de Alicante - Concejalía de Cultura