El Mundo: «Pequeños embajadores del verano»

El Marq presenta 200 piezas que realizan un recorrido por los aspectos más destacados de la vida cotidiana de los mayas.

«Hay que hacer ver a los más pequeños que los museos son un espacio en el que se aprende pero también en el que uno se divierte», cuenta Gema Sala. Los niños son más protagonistas que nunca en verano para los museos alicantinos. Sala y Rosa Castells del MACA explican cómo consiguen que el arte sea el centro de los juegos dentro de estas particularidades escuelas de verano.

«Se puede decir que somos pioneros en la provincia en esto de proponer una escuela de verano dedicada a la historia. Llevamos trece años en ello y nos ha ido bien», explica Sala. Este año se encuentra dirigiendo los talleres del museo que giran en torno a la historia de los mayas, poniendo sobre la mesa toda experiencia acumulada de los trece años que llevan en marcha.

En el caso de los Veranos MACA, vieron la luz por primera vez en durante el mes de julio de 2012 con A la sombra del arte. A raíz de este momento, se configuró la base de todas las demás ediciones venideras que que se centra en «despertar la curiosidad entre los niños mediante la observación, la experimentación y la imaginación a través de todas las caras del arte», según apunta la responsable del centro de arte contemporáneo. Se trata de un proyecto en el que «todos aprenden de todos. Incluso a nosotros nos llegan a descubrir otra forma de mirar las cosas».

Aprender jugando

Si en algo coinciden todod los niños es en que los temarios extensos sobre historia, y en general todo lo que tenga que ver con la cultura, aburre. Los nuevos proyectos dados por estos museos han querido dar un giro a las opiniones de los escolares haciendo talleres creados especialmente para ellos.

«Al principio sólo hacíamos actividades sobre nuestras exposiciones permanentes pero ahora hemos apostado por las temporales», expresa Sala y continua hablando sobre la escuela de verano de este año: «Es muy didáctica y a los niños les encanta el tema del enigma de los mayas, nuestra exposición actual».

Castells resalta que en sus talleres «no enseñamos arte, sino que lo percibimos y eso es algo muy diferente a lo que se dan en las aulas». Durante estos años que ha estado al mando de las actividades comenta que han intentado hacer que «los más pequeños sientan el arte por los poros de la piel, porque el arte se siente y se palpa, no se estudia».

En estos meses de verano, en los museos de la capital alicantina, los más pequeños se podrán encontrar cara a cara con los rituales de los antiguos mayas, como «las figurrillas, que ocupaban un hueco imporante en los rituales, o como la danza de la lluvia. Además, hacemos excursiones a los principales yacimientos arqueológicos de la ciudad, porque el Marq es más que un museo», según explica Sala sobre las actividades del Marq y dice entre risas: «La danza de la lluvia se probó la semana pasada y por lo que se ve funcionó».

Por otro lado, Castells resalta de su proyecto que «este año se centra en los manifiestos o ismos. Normalmente todas las vanguardias históricas, las de principio del siglo XX, tenían un manifiesto de lo que pensaban al ver alguna obra de arte y daban su opinión». En el caso de estas actividades se centran en que «los niños aprendan a hacer eso, a ver obras, analizarlas y al final de la semana, hacer su propio manifiesto sobre ellas».

Parece que el intento, por parte de ambas instituciones, en crear unos espacios culturales en los que pasarlo bien es lo principal y más importante, está dando buenos resultados entre los chavales de entre 5 y 12 años.

«Vienen de manera diferente a las salidas que pueden hacer con el colegio. Aprenden tanto que los podemos considerar nuestros pequeños embajadores», dice orgullosa Castells. Por su lado, Sala se encuentra muy satisfecha con los conocimientos que los pequeños acaban adquiriendo: «Salen sabiendo igual o más que nosotros», añade.

Con estas propuestas, queda demostrado que la cultura y el aprendizaje, dejando los libros, pueden ser divertidas si se sabe de qué manera hacerla atractiva.

Excmo Ayto. de Alicante - Concejalía de Cultura